El rey elogia el "desafío" de adaptarse a una "vida lejos de España" en su viaje a Suecia