El Rey no olvida a La Palma y pide una "defensa firme y constante" de los valores democráticos