Colau vuelve a colgar el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona