Madrid tardó más de un mes en mandar las mascarillas necesarias a las residencias