La criminalización de los menas frente a los datos reales