España declara el estado de alarma en un clima de emergencia global por el coronavirus