En las tripas del hospital de Ifema levantado en tres días por voluntarios, UME y bomberos