Madrid no prohibió las manifestaciones hasta el estado de alarma para evitar denuncias en los juzgados

Errores y omisiones del informe de la Guardia Civil sobre el 8-M