Miles de personas salen a las calles de Barcelona y anuncian el "comienzo de la revuelta"