Los manifestantes abandonan El Prat