La concentración de los CDR en Barcelona acaba en cargas policiales y conatos de violencia