El Parlament vuelve a burlar al Constitucional y vota sobre la autodeterminación y contra la monarquía