"El 23-F fue una operación de Estado", la acusación de los partidos independentistas que plantan al rey