Y Casado cogió su fusil