Sánchez y Casado se disputan la imagen de moderación en una cita que se cierra sin acuerdos