Análisis

La izquierda le ve las orejas al lobo