El abogado despedido por Podemos niega el acoso sexual que le imputa el partido y dice que todo es una venganza