El recuerdo del 23-F resucita a un rey emérito autoexiliado en Abu Dabi a 7.500 kilómetros de distancia