El 'acuerdo fantasma' sobre la reforma laboral reabre un foco de tensión en el Gobierno