Los adoquines, la impresora, el crucifijo... el museo virtual de la política