El aeropuerto del Prat en Barcelona empieza a recuperar la normalidad