Pasillo y dos minutos de aplausos, el recibimiento en el Parlament a Meritxell Serret, la exconsejera que huyó a Bélgica