El arrepentimiento de Otegi provoca las iras de parte de las víctimas y la derecha, y el aplauso de la izquierda