El tenso cara a cara ante las cámaras de Inés Arrimadas y Francisco Igea