Los artistas Sierra y Merino queman el ninot del rey que nadie quiso en Arco por 200.000 euros