La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona cuelgan la bandera LGBTI convencidos de no incumplir la sentencia del Supremo