Los ayuntamientos aceptan poner su remanente de 14.000 millones a disposición del Estado

ABEL CABALLERO