Cuando Isabel Díaz Ayuso critica las medidas que ella misma dicta en Madrid