Barcelona se convierte en un campo de batalla por tercera noche consecutiva