Los candidatos atacan los puntos débiles de sus rivales exhibidos en el debate