Cayetana Álvarez de Toledo se encara con los estibadores en Barcelona