Álvarez de Toledo acepta el café de Calvo pero lo quiere en directo y con cámaras