Del zulo de Ortega Lara al monopatín de Echeverría: el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo abre sus puertas