Las mascarillas llegan al Congreso, pero sólo un poco