Sánchez pisa la calle para visitar una fábrica de equipos de respiración asistida