Casado mantiene su línea dura y Sánchez evita el enfrentamiento