Sánchez propone un gran acuerdo para "la reconstrucción" y Casado lo rechaza en un Congreso dividido