En estado crítico uno de los policías heridos en los disturbios del viernes en Barcelona