Desconfianza, acusaciones y recelos personales empañan la aprobación de la ley de libertad sexual