El día que Sánchez estuvo casi solo para abrazar a Podemos