Una ofrenda floral deslucida por el coronavirus anticipa la Diada menos participativa