La Diada y Cataluña embarran un Congreso en modo electoral