La Diada como termómetro independentista