Las discrepancias sobre la fecha para la mesa de gobiernos presagian un diálogo imposible

Sánchez y Torra en la Generalitat