El fuerte dispositivo policial no evita los enfrentamientos en las protestas contra el Rey en Barcelona