Salvador Illa, de ministro desconocido a valor electoral en campaña