Mónica García promete un permiso retribuido de tres días en caso de aborto y defiende el feminismo frente a la intolerancia