ERC aprovecha la sentencia para aplazar y vender más caro su apoyo al Gobierno