"Extrema derecha" vs. "presos políticos", Maragall y Carrizosa protagonizan el primer encontronazo del nuevo Parlament catalán