Un fallo de un vigilante de seguridad impidió a Correos detectar las cartas de amenaza con balas en su interior

Un fallo de un vigilante de seguridad impidió a Correos detectar las cartas de amenaza con balas en su interior